Trolls

Trolls

260
0
Compartir

El placer culpable de 2016

2.5 Stars (2,5 / 5)

Es por todos conocido que Dreamworks no está atravesando su mejor momento. Las críticas y la taquilla no acompañan a sus novedades, mientras que las nuevas entregas de sagas conocidas como ‘Kung Fu Panda’ ‘Como entrenar a tu dragón’ se salvan por los pelos. Unido a esto, los problemas financieros de la compañía tampoco ayudan a mejorar su imagen.

Pero si de algo no podemos culpar a Dreamworks es de que no esté tratando de salir a flote y recuperar el camino del éxito con el que contó hace años, y para ello apuesta por historias originales, con las que poder generar nuevas sagas.

‘Trolls’ se basa en los muñecos de los trolls de la suerte, que estuvieron de moda en EEUU a lo largo de varias décadas y que en España causaron furor en los 80 y los 90. 

El utilizar a estos personajes es una gran idea, ya que con ello atraes al público adulto por la nostalgia, mientras que presentas a los más pequeños unos personajes desconocidos pero con la ventaja de saber que han funcionado en anteriores generaciones.

Precisamente con este deseo de atrapar a las nuevas generaciones, nos encontramos con personajes que aparecen en la película con la única intención de poner en marcha la maquinaria de la mercadotecnia (en concreto, el gusano Mr. Dinkles y Cooper, bicho amorfo que nada tiene que ver con los trolls).

Trolls

Al tratarse de una franquicia que únicamente cuenta con muñecos, no contaban con una historia detrás. Detalle que Dreamworks ha podido utilizar para desarrollar una historia, que aunque si bien no es novedosa, si que encaja con los personajes.

Así pues, en ‘Trolls’ volveremos a ver la historia de una minoría que se enfrenta a una mayoría malvada (más bien por desconocimiento) y más poderosa. Si, el mismo cuento de siempre y sin ninguna novedad sorprendente, pero que bien contado cumple con su cometido, y es que Dreamworks vuelve a alejarse de la crítica y la ironía de ‘Shrek‘ y trata nuevamente de convencernos de aceptar al diferente, como en ‘HOME. Hogar dulce hogar’.

Personajes como la princesa Poppy o Branch harán las delicias de los pequeños de la casa, que desearán tener un peluche de cada uno de ellos para poder tener cuando quieran su “hora del abrazo”, aunque alguno de ellos son bastante planos y con muy poco desarrollo. Al final, los únicos que cuentan con una historia más profunda detrás son el propio Branch, con una infancia bastante traumática (por la que se pasa de puntillas, supongo que para no asustar demasiado al público infantil) o Bridget, la versión de la Cenicienta de los Bergens.

Trolls

La animación no sobrepasa los niveles a los que nos tiene acostumbrada la industria americana, con un mundo creado acorde con cada uno de los bandos, siendo el de los trolls un universo de color y fantasía, mientras que en el de los Bergens dominan los tonos grises y apagados, la sobriedad y la tristeza. Todos los personajes (salvo los carentes de sentido citados anteriormente) están diseñados perfectamente de manera acorde con sus personalidades, y permanecerán en la mente del espectador durante algún tiempo.

La banda sonora de ‘Trolls’ es uno de sus puntos fuertes. Temas archiconocidos por el público adulto que hacen que avance la historia, así como el tema ‘Can’t stop the feeling’, la canción principal de la película, cantada por Justin Timberlake y que cuenta con la nominación al Oscar, que se trata de una de las mejores composiciones para una película de animación de Dreamworks desde aquellas grandes bandas sonoras de ‘El príncipe de Egipto’‘Shrek’. Muy del estilo del ‘Happy’ de Pharrell Williams para ‘Gru 2. Mi villano favorito’, con la que Ilumination triunfó en 2013.

Otro de los aciertos (al menos en España) de la película es el doblaje. Por primera vez en años, han ignorado a los famosos de turno y las voces corren a cuenta de profesionales, lo que mejora (y mucho) el resultado final.

Trolls

En definitiva, con ‘Trolls’ nos encontramos una película que sin salirse de la media, ni llegar a la calidad de otras películas de animación de 2016 como ‘Zootrópolis’ ‘Kubo y las dos cuerdas mágicas’, trabajos mucho más redondos e innovadores, se deja disfrutar. Por todo ello es nuestro placer culpable de este año, esa película o serie que sin tener toda la calidad que se esperaría, nos ha hecho disfrutar.

2.5 Stars (2,5 / 5)

No hay comentarios

Dejar una respuesta